COMPETENCIAS DE LA CANCILLERIA EN MATERIAL ECONOMICA COMERCIAL. Comunicación 43/2017

La COMISION DIRECTIVA en su reunión plenaria del día de la fecha, ante la publicación en el B.O. del Decreto 513/2017 del día lunes pasado, desea expresar las siguientes consideraciones:

1) En primer lugar, manifiesta su profundo desagrado y malestar por la adopción de dicha norma, modificatoria de la Ley de Ministerios, en tanto y en cuanto viene a cercenar las competencias primarias en materia de promoción comercial del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, que ostentaba desde hace más de un cuarto de siglo.

2) Este avance y recorte de competencias ya se manifestó, en parte, mediante el Decreto 13/2015 del 10 de diciembre, no obstante el mismo fue revisado por el Decreto 223/2016 del 20 de enero que restituyó a la Cancillería dichas competencias comerciales.

3) Esta revisión fue bienvenida por el APSEN en nota a la Sra. Canciller del 25/01/2016 (Comunicación 11/2016) cuando la Asociación se comprometió a seguir realizando “los esfuerzos que sean necesarios a favor de preservar y fortalecer las responsabilidades inherentes a la Cancillería en materia económico-comercial y de inversiones, contribuyendo a una mayor coherencia, consistencia y previsibilidad en la consecución de los objetivos de la política exterior fijada por el Poder Ejecutivo Nacional”.

4) Luego de ello entró en vigencia el Decreto 411/2016 cuando se aprobó la estructura de la Cancillería donde se ratificó que las competencias antes mencionadas permanecían en cabeza del MREC. Al respecto, como dijéramos en nuestras palabras del Día del Diplomático el 29/9/2016: “Más allá que la definición de las políticas económicas, industriales, agrícolas, etc., sean plasmadas por otras áreas de gobierno, la proyección, ejecución y coordinación de las acciones en el ámbito internacional recae y debe continuar recayendo en la Cancillería.”

5) También agregamos en dicha oportunidad que: “Un servicio moderno no puede ser soslayado en la conducción de estas materias. Hace más de un cuarto de siglo ese razonamiento impulsó la incorporación al SEN de los funcionarios entonces pertenecientes al Servicio Económico y Comercial, al tiempo que se priorizó la agenda y la formación de profesionales en comercio internacional. Toda esta capacidad instalada no puede ni debe ser dejada de lado. Entendemos que el Estado no puede “refundarse” a cada momento en detrimento del país y todos nuestros connacionales. Por eso defendemos el pleno ejercicio de las competencias en materia económico-comercial conforme lo prevé el Decreto 411 de febrero 2016 sancionado por la actual administración”.

6) Así las cosas, el APSEN entiende que si bien es muy positivo reconocer y rectificar los errores cometidos, es reprochable reiterarlos. Veintiséis años dedicados a estas materias, valorados por las Cámaras de diferentes sectores, no deberían descartarse para reasignar dichas funciones a un Ministerio de reciente creación, que ciertamente requiere de años de capacitación y contrataciones para alcanzar un adecuado nivel operativo.

7) A su vez, por nota del 28 de abril del corriente año, nos dirigimos a la Canciller advirtiéndole sobre “una cuestión que preocupa, en forma creciente” cual era “la preservación de las competencias que le fueron asignadas a la Cancillería en la Ley de Ministerios 22.520”. (Comunicación APSEN 26/2017). Esa era, de hecho, el avance del Ministerio de Producción sobre las competencias de la Cancillería, quizá en forma solapada al inicio y en forma más patente y abierta más tarde.

8) En ese sentido, llamábamos la atención sobre la falta de reconocimiento, en la práctica, de las tareas con responsabilidad primaria en la Cancillería. Señalamos: “A pesar de que otras carteras del Ejecutivo deberían, a la luz de la normativa detallada, tener suficiente claridad acerca de las funciones que son de competencia exclusiva de este Ministerio o, siendo compartidas con otras áreas del Estado, están bajo la coordinación de nuestra Cancillería, advertimos que algunas instancias parecieran no reconocer adecuadamente las incumbencias mencionadas”. Agregando que: “Este menoscabo se expresa a través de diversos modos, en especial cuando otras carteras u organismos del Estado soslayan la intervención de las áreas responsables de la Cancillería o de las Representaciones en el exterior en temas que forman parte de la esfera de competencias, exclusivas o concurrentes, de nuestro Ministerio”.

9) En cuanto a la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional señalamos la creación de la AAICI “sobre los cimientos de la Fundación ExportAr, y con un dudoso sustento legal”, donde la Cancillería tiene participación formal en el Consejo de Administración de la Fundación-Agencia,… ésta no funciona en su órbita sino en la de la cartera de Producción y su Dirección Ejecutiva carece de representación alguna de este Ministerio”. Puntualizábamos, asimismo, que: “En su primer año y medio de funcionamiento, la Agencia de marras, ha mostrado una escasa predisposición para el trabajo coordinado con esta Cancillería y una marcada tendencia a disociar sus funciones comerciales”.

10) Dicha nota del 28 de abril finalizaba diciendo que: “En la entrevista que la Comisión Directiva de esta APSEN mantuvo el pasado 2 de marzo con el Sr. Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Emb. Horacio Reyser, se le expresaron las inquietudes de esta Asociación por la preservación de las competencias económico-comerciales de la Cancillería. El Embajador Reyser, al tiempo que reconoció el profesionalismo con que nuestros diplomáticos desempeñan las funciones económicas y comerciales, enfatizó que había asumido como titular de la SCREI con el mandato presidencial de que este Ministerio tuviera un pilar económico-comercial fuerte”. Al final de dicha nota se sugerían tres cursos de acción concretos con el fin de lograr un trabajo coordinado de esta Cancillería con el Ministerio de Producción. Mucho lamentamos que estas acciones y recomendaciones del APSEN tendientes a reconocer a cada Ministerio sus responsabilidades funcionales prioritarias reconocidas por la normativa vigente, no hayan sido tenidas en cuenta por las autoridades políticas de ambos Ministerios.

11) Si bien la Comisión Directiva ya ha iniciado gestiones para abordar esta problemática; al mismo tiempo convocamos a todos los afiliados a acercarnos sus propuestas o comentarios, para lo cual se ha creado un foro en la página web de la Asociación titulado “ Competencias económico-comerciales de la Cancillería ”, el cual ya se encuentra abierto para comentarios de los afiliados. Asimismo, se convoca a una reunión de la CD ampliada a celebrarse el próximo miércoles 26 de julio a las 13:30 horas en lugar a definir a la brevedad.

12) No se trata de preservar un interés corporativo, somos funcionarios de carrera, que nos hemos preparado durante años y, a mayor abundamiento, hemos jurado ante el Presidente de la Nación cumplir fielmente con nuestras obligaciones y deberes de funcionarios del S.E.N., con lealtad y patriotismo dando lo mejor de nosotros para el bien de todos los argentinos.

Por último, instamos a nuestros colegas a que todos los requerimientos que surjan de otros Ministerios o áreas de gobierno dirigidos a nuestras Representaciones en el exterior, sean canalizados a través de la áreas pertinentes de la Cancillería.

LA COMISIÓN DIRECTIVA.
Buenos Aires, 19 de julio de 2017