Decisión 1 | Año 2000

VISTO

El articulo 6º, inciso c) del Código de Etica Profesional de la APCPSEN, que faculta al Tribunal de Etica Profesional para que se pronuncie de oficio en los supuestos en que entienda que una conducta individual o colectiva no es compatible con los valores fundamentales y principios éticos profesionales contenidos en dicho Código, y

CONSIDERANDO:

Que son valores fundamentales, consagrados en el articulo 3º del mencionado Código, la justicia, la honestidad, la rectitud, la probidad, la integridad, la buena fe, la solidaridad y la fraternidad

Que entre los principios éticos que deben regir el ejercicio de la profesión diplomática, enunciados en el articulo 4º del citado Código, se enuncian el de actuar con respeto, fraternidad, no discriminación y solidaridad para con sus colegas, y el de actuar con justicia, probidad, ecuanimidad y transparencia en la toma de decisiones.

Que el Tribunal de Etica Profesional de la APCPSEN se hace eco de una percepción generalizada en relación con los destinos y traslados dispuestos por la Superioridad, especialmente a partir de la conformación del Tribunal.

Por ello,

EL TRIBUNAL DE ETICA PROFESIONAL

DECIDE:

1.- Recordar a todos los afiliados a la APCPSEN que la Ley del Servicio Exterior de la Nación y su Decreto Reglamentario establecen normas tendientes a dotar de transparencia al procedimiento de los destinos y traslados y que, en tal sentido, cumplir con dichas normas constituye no solo un mandato legal, sino un imperativo ético al que no deberían sustraerse los miembros del Servicio Exterior de la Nación.

2.- Señalar que el incumplimiento o la omisión total o parcial de las normas citadas precedentemente constituyen una falta de ética de los funcionarios susceptibles de ser destinados o trasladados, en la medida en que estos promuevan o permitan con su silencio favoritismos personales incompatibles con la Ley 20.957 y su Decreto reglamentario, y con los valores y principios establecidos en el Código de Etica Profesional de la APCPSEN.

3.- Destacar que el hecho de que el funcionario sea trasladado por disposición de la Superioridad sin cumplirse con dicho procedimiento, no lo exime de cumplir con los principios éticos.

4.- Exhortar a los colegas del Servicio Exterior de la Nación a observar y hacer observar aquellas normas que dan sustento de ecuanimidad y transparencia al procedimiento de los destinos y traslados, en el entendido que, a mayor rango o proximidad con las instancias decisorias, mas claro debe ser el ejemplo que el funcionario de carrera transmita a las autoridades políticas y a sus colegas.

EMBAJADOR ALBERTO DUMONT
PRESIDENTE
Buenos Aires, 23 de octubre de 2000