Discurso del Presidente del APSEN en ocasión del Día del Diplomático argentino. Comunicación 70/2018

Se transcribe para conocimiento de los afiliados las palabras pronunciadas por el Presidente del APSEN, Embajador Eduardo Mallea, en oportunidad de la celebración del Día del Diplomático Argentino:

Sr. Canciller Embajador Jorge Faurie, Sr. Vicecanciller, Embajador Daniel Raimondi, Sr. Secretario de Coordinación y Planificación Exterior Embajador Ernesto Gaspari, Sr. Secretario de Culto Embajador Alfredo Abriani, Sr. Presidente de la Asociación de Retirados Embajador Raúl Ricardes, Sra. Presidenta de la Asociación Mutual Ministro Silvia Cao; Señores Embajadores acreditados en la República y funcionarios diplomáticos extranjeros, Señores Ministros, Secretarios, Subsecretarios y Funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional, Sres. Legisladores, Magistrados, Autoridades Religiosas, Miembros de las Fuerzas Armadas, representantes de otros Gremios, de los medios de Prensa, Académicos, ex autoridades de la Cancillería, Empresarios, colegas, funcionarios administrativos, amigos, señoras y señores.

Les damos la bienvenida a una nueva celebración del “Día del Diplomático Argentino”, que conmemoramos todos los 29 de septiembre, día de “San Gabriel Arcángel”,  Patrono de los diplomáticos argentinos por disposición del Papa Juan XXII.

Los funcionarios diplomáticos argentinos, que implicamos numéricamente sólo el 0,14% de la Administración Pública del PEN, formamos un cuerpo profesional y eficiente, capacitado en una amplia gama de disciplinas, capaz de realizar todas las tareas y funciones que nos asigna la Ley y para las que fuimos preparados por nuestra “Academia Diplomática”: el Instituto del Servicio Exterior de la Nación, luego de un arduo proceso de selección.

Este fue creado por el Canciller Carlos Manuel Muñiz y su primera promoción egresó en 1964. Al día de hoy, después de más de medio siglo de actividad, egresaron del mismo 52 Promociones con compatriotas provenientes de todas las Provincias del país y de las más diversas carreras universitarias. Entre ellos, nuestro actual Canciller, Jorge Faurie, integrante de la IX promoción del ISEN.

Es, sin duda alguna, la única carrera profesional existente en la administración pública nacional, a la que se ingresa con título universitario previo, por concurso público; con exámenes escritos anónimos que se toman simultáneamente en diferentes sedes universitarias del país y luego de 2 años de cursos con dedicación completa y que a su vez requiere acuerdo del Senado de la Nación para ascender a los 3 rangos superiores.

Por eso, siempre hemos asignado una especial importancia al gesto de los Presidentes de la Nación de tomar juramento a los egresados, como reconocimiento y valoración de un cuerpo profesional del Estado. Esperamos que este año el Sr. Presidente pueda, una vez más, continuar con dicha práctica, como lo hiciera el anteaño pasado en la Casa de Gobierno.

En relación al más del millón y medio los de connacionales radicados en el exterior (sin contar los  viajeros ocasionales por turismo o negocios), nuestra Cancillería desarrolla una importante tarea consular, a través de nuestros 133 Consulados y Secciones Consulares siendo el número muy cerca del millón de actuaciones consulares que implican un ingreso de más de 53 millones y medio de dólares al año. Esta actividad a veces no tenida suficientemente en cuenta, brinda implica asimismo la atención tanto a detenidos (más de 1500 casos en el año 2017) y asistencia por accidentes, vulnerabilidad o desprotección (40.000 casos en dicha fecha).

Nos encontramos ante una profundización del rol que la Argentina ha ocupado en el sistema internacional, tanto respecto de los socios tradicionales como los no tradicionales, y con la mira puesta en los tres objetivos planteados por el Presidente Macri: pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y unión nacional. Ejemplos del éxito de ello es la confianza que el mundo ha puesto en la Argentina con la responsabilidad de organizar, entre otros, el Davos regional y la reunión Ministerial de OMC  en el año 2017; la  reunión del Banco Interamericano de Desarrollo, la Conferencia de la Organización Mundial del Turismo en el año 2018; la Presidencia del G20, la Segunda Conferencia de Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur a realizarse en el año 2019 (PABA+40), así como también la Expo Buenos Aires Argentina 2023, los apoyos conseguidos para la candidatura conjunta del Mundial 2030 y los cargos de argentinos en diferentes organismos internacionales.

Otro aspecto que debe destacarse es la inserción inteligente mediante una política exterior multidireccional, en dónde se han propuesto relaciones pragmáticas que buscan el beneficio mutuo con nuestras contrapartes. Una acción internacional proactiva que tiene como objetivos fortalecer nuestras alianzas y apoyos políticos así como contribuir con el incremento de las exportaciones argentinas y la apertura de nuevos mercados. Se ha procurado crear y reactivar mecanismos de diálogo en encuentros con el objetivo que el socio extranjero encuentre en la Argentina un país confiable, independiente en la toma de decisiones y que impulsa la construcción de un sistema internacional sostenible, pacífico y democrático.

Cuando el Presidente Mauricio Macri se presentó en Davos en el año 2016, tras 13 años de ausencia de un primer mandatario argentino, el mensaje fue claro: Argentina estaba dispuesta a abrirse al mundo, a expandir su presencia. Con ese objetivo, todos los que formamos parte de la Cancillería venimos haciendo un trabajo incansable, día tras día, para cumplir con el compromiso que asumimos en nombre de todos los argentinos.

A más de dos años de esa fecha, resulta interesante hacer un balance0 de lo hecho para  lograr aquella “inserción  inteligente de la Argentina en el mundo”. El Presidente Mauricio Macri ha realizado más de 30 viajes al exterior en visitas de Estado, Oficiales y Eventos Multilaterales.  Asimismo, se han recibido más de 300 visitas entre Jefes de Estado y de Gobierno, Ministros de Relaciones Exteriores y otras altas Autoridades. La Argentina ha sido sede de importantes eventos internacionales como la precitada XI Conferencia de la OMC, la Conferencia de Telecomunicaciones, la Conferencia de ONU sobre Trabajo Infantil y asimismo hemos llevado el liderazgo con la Presidencia Pro Tempore del Mercosur y actualmente con la del G-20.

En cuanto a aspectos comerciales, Argentina es uno de los principales oferentes en el comercio mundial de productos agropecuarios y cuenta con complejos industriales dinámicos con acceso preferencial a los principales mercados de la región. La integración en cadenas globales de valor favorece la competitividad y actualización tecnológica de la Argentina. Nuestro país es pionero en negocios basados en la tecnología: 4 de los 9 “unicornios” (empresas digitales por un valor de más de mil millones de dólares) de América Latina son originarios de Argentina. El país busca que se mantengan y amplíen los mercados internacionales para lograr un incremento en la producción y exportación de nuestros productos y servicios. Por ejemplo, la Argentina hoy recibe casi 6 millones de turistas y se espera que hacia el 2030 se alcancen  los 9 millones. El objetivo es que nuestras exportaciones sean un componente que traccione nuestro producto bruto y que el mundo demande en mayor medida nuestros bienes y servicios. En el corto plazo, se trabaja en la búsqueda de nuevos mercados allí donde hoy la Argentina tiene fortalezas. Esta búsqueda de mejores condiciones abarca los 5 continentes. Por ejemplo, durante 2017 se abrieron 22 nuevos mercados para 33 productos –Indonesia productos frescos; China carne bovina refrigerada; Estados Unidos reingreso al Sistema Generalizado de Preferencias (la excepción a los aranceles impuestos para acero y aluminio)-.

Se han concluido las negociaciones de profundización económica comercial con Chile y Colombia. Se está trabajando en la ampliación del Acuerdo de Complementación Económica con México y -como parte del Mercosur- se están negociando acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, la EFTA, Canadá, Corea del Sur, Singapur, Nueva Zelanda, Marruecos y Túnez. Adicionalmente, el Mercosur está profundizando sus vínculos con Japón, India, Australia, la ASEAN y Alianza del Pacífico.

El Mercosur es la plataforma desde donde Argentina se proyecta al mundo. La integración regional es valiosa por sí misma como medio para consolidar la paz y la democracia en la región. Pero debemos ir más allá. El Mercosur debe contribuir al desarrollo económico y social de los argentinos.

En materia de inversiones, nuestro país fomenta la atracción de inversión extranjera directa a través de un ambiente económico propicio. La negociación de acuerdos internacionales de protección y promoción de las inversiones de última generación contribuye a construir un entorno positivo para la radicación de las mismas. Por ejemplo, se han firmado nuevos tratados bilaterales de inversión con Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Chile. Además se están negociando acuerdos con Japón, Singapur, India, México, EFTA y Canadá. En el mediano y largo plazo, la inserción implica acelerar la integración regional y procurar nuevas sociedades que sirvan como herramientas de transformación hacia una economía desarrollada y competitiva. De esta forma, de aquí a una década, teniendo en cuenta las negociaciones comerciales en curso y la prospección de acceso a nuevos mercados, la Argentina podría contar con acuerdos comerciales con las economías que representan el 50% del PBI mundial.

Las acciones llevadas a cabo por nuestro país se desarrollan en un contexto global donde ha surgido un nuevo repertorio de asuntos para tratar internacionalmente que pone a prueba las estructuras y a los servicios exteriores tradicionales.  El nuevo universo al que la gobernanza global aspira a orientar es el que plantea la necesidad de un aggiornamento del método diplomático. Los actores no estatales, su incidencia en las decisiones de los gobiernos, la instantaneidad de las comunicaciones y de la información, la dispersión de las agencias de los gobiernos con “vocación” hacia el exterior, la frecuencia de la “Summit diplomacy”, así como el irreversible deterioro de la confidencialidad a manos de la tecnología, son todos factores que irrumpen en esta reciente realidad.

Por otro lado, las clásicas fronteras entre lo interno y lo externo se han ido diluyendo y en la actualidad es difícil señalar qué evento o hecho concierne a la dimensión interna y cuál a la externa. Temas que no hace mucho remitían a cuestiones internas tales como Democracia, Derechos Humanos, Medio Ambiente, Terrorismo, Cyberseguridad hoy ocupan un lugar central en la agenda global del siglo XXI. En este nuevo escenario global e interdependiente es cada vez más necesario la diplomacia. Se requiere más diálogo, más negociación, más cooperación, el constante y responsable ejercicio de la representación y la defensa de valores e intereses de las respectivas naciones.

En este contexto cambiante y desafiante nuestra acción exterior preserva alianzas tradicionales y está abierta a nuevas alianzas en base a nuestros intereses y necesidades específicas, es pragmática y sensible, identifica tendencias y asigna racionalmente los recursos disponibles teniendo como referencia los valores más arraigados de la sociedad argentina con el fin de lograr la paz, la prosperidad y la seguridad de todos los argentinos.

Así, para capitalizar plenamente el potencial del país, aumentar el empleo, erradicar la pobreza y alcanzar un desarrollo sustentable el gobierno está siguiendo una estrategia gradual y consistente. La Argentina aspira a transformarse, lo que implica trabajar en un proceso que nos lleve a ser reconocidos como un país confiable que contribuya al diálogo e integrado al mundo.

Nuestro país apuesta al multilateralismo, ya que entiende que es el ámbito adecuado para discutir y llegar a los consensos necesarios. Buscamos seguir avanzando, incluso mediante la firma de acuerdos específicos como el de Facilitación del Comercio o a través de acuerdos plurilaterales. En ese mismo sentido, se está expandiendo y profundizando la participación de la Argentina en la OCDE para incorporar las normas de funcionamiento de los países miembros, adoptando así mejores estándares de gobernanza política y económica.

Con la misma intención de promover la institucionalización de las relaciones entre naciones como forma de dar estabilidad a la política global, la Argentina participa activamente en el G20. Nuestra presidencia 2018 está guiada por la búsqueda de consensos, de la equidad y de la sustentabilidad, orientada hacia el desarrollo y el bienestar de las personas. Buscamos ser la expresión de América Latina y el Caribe y otras regiones en desarrollo e influir sustancialmente en la agenda de temas del foro más relevante para fortalecer la estabilidad y la gobernanza mundial. El país debe tender las redes necesarias que le permitan generar un clima de mayor cooperación económica y mejorar la “performance” de su comercio exterior, lo que contribuirá a que el sector privado arraigue y amplíe su presencia en el mundo, y que el país atraiga inversiones productivas. Estamos trabajando para obtener resultados en el corto plazo y preparando el terreno para el mediano y largo plazo.

El espacio generado por el G-20 y la presidencia que está ejerciendo nuestro país es una gran oportunidad para demostrar la calidad y la profesionalidad de nuestro Servicio Exterior. El reflejo de estas cualidades de nuestro cuerpo diplomático ha podido constatarse en las reuniones en las cuales este ha estado involucrado, tanto en lo que hace a la coordinación de aspectos organizativos como de los temas abordados. Cabe destacar que el Sherpa argentino es un avezado funcionario diplomático de carrera que, justamente, ha sido merecedor del premio Konex de Platino, Emb. Pedro Villagra Delgado.

En estas reuniones participaron los países miembros e invitados, más organismos e instituciones internacionales. Estas reuniones se centraron en casi una docena de temas como: Educación, Salud, Desarrollo, Trabajo, Energía, Sustentabilidad Climática, Comercio e Inversiones, la cuestión del exceso del acero, economía digital, agricultura y anticorrupción. Sobre estos temas hubo 29 reuniones a nivel técnico de los Grupos de Trabajo y 7 reuniones Ministeriales. Asimismo hay que mencionar la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y 3 reuniones de Sherpas (serán 4 a fin de año). Por otra parte, también tuvieron lugar 1 reunión de vice Ministros de Finanzas y 3 de Ministros de Finanzas (serán 5 y 4 respectivamente antes de la Cumbre de Líderes), y 4 reuniones de Presidentes de Bancos Centrales.

Al mismo tiempo, el SEN también ha trabajado en conjunto con los Grupos de Afinidad, los cuales han organizado 7 reuniones o cumbres temáticas: ciencia, sociedad civil, juventud, trabajo, think tanks, género y negocios (estas dos últimas tendrán lugar en los próximos días).

Las reuniones se han desarrollado en 10 diferentes ciudades de la Argentina: Ushuaia, Bariloche, Mendoza, Salta, Tucumán, Córdoba, Iguazú, Rosario, Mar del Plata y Buenos Aires.

Además del Canciller, el Sherpa y sus respectivos equipos, los diplomáticos se han visto involucrados de manera directa trabajando como enlaces de los países miembros e invitados en cada una de las reuniones (y estarán abocados también en la Cumbre), como parte de la unidad de coordinación logística del G20, en el trabajo de la Dirección Nacional de Ceremonial, de la Dirección General de Asuntos Consulares, de la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales, la Dirección Nacional de Asuntos Económicos Multilaterales, entre otras. A través de nuestras Representaciones y cada una de las Direcciones de nuestra Cancillería ha habido un intenso trabajo a lo largo del año referido a la Presidencia del G20. Asimismo, este trabajo de coordinación se ha llevado a cabo con diferentes organismos del Estado nacional, con competencias en cada una de las temáticas del foro.

La cumbre del G20 es de gran importancia, ya que los países Miembros representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y 80% del comercio internacional, y asimismo, la presidencia argentina de esta cumbre implica una oportunidad para dar una mirada renovada, en dicho foro, a los principales temas de la agenda global que ponga especial atención en las prioridades y necesidades de las economías emergentes con una visión desde el sur.

Entre los múltiples encuentros internacionales de los que la Argentina ha sido sede, no podemos dejar de mencionar la 41 Reunión Consultiva del Tratado Antártico y de su Comité de Protección Ambiental, que tuvo lugar en Buenos Aires en el pasado mes de mayo. Una reunión que convocó a representantes de las 53 Partes en el Tratado, junto a más de una docena de organismos internacionales y ONGs, para debatir temas centrales para la Antártida, y cuya organización, inicialmente prevista en otro país, se pudo concretar de manera exitosa en muy pocos meses, aquí mismo en el Palacio San Martín, lo que se vio facilitado, al contar con la colaboración de los cursantes del segundo año del ISEN, por el hecho de que la sede de la Secretaría Ejecutiva del Tratado Antártico también se encuentra aquí en Buenos Aires. Agradecemos especialmente a su Secretario Ejecutivo, Albert Lluberas, por acompañarnos hoy aquí.

Por otra parte, nuestro Servicio Exterior cumple un destacado rol en materia de promoción y protección de los derechos humanos a través de la labor que desarrolla en los organismos del sistema regional e internacional.  Dentro de esos objetivos, se enmarcan los trabajos para apoyar la candidatura argentina como miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el período 2019-2021.

Por último, desde la Unidad Derechos de las Mujeres de la Dirección de Derechos Humanos y Temas de Género, la Cancillería continúa generando una agenda positiva. Precisamente durante esta semana se encontrará de visita la Directora Ejecutiva de ONU MUJERES quien inaugurará oficialmente la oficina sede de ese organismo en nuestro país. De esta manera, la Argentina se beneficiará de proyectos con financiamiento internacional destinados a promover el empoderamiento económico de las mujeres y erradicar la violencia de género en las provincias de Buenos Aires, Salta y Jujuy.

Realizado el sobrevuelo del panorama internacional no podemos dejar de mencionar las acciones del APSEN “fronteras adentro” a través de nuestras acciones solidarias con la colaboración de nuestros Consulados en los países limítrofes. Durante este último año, hemos renovado nuestro compromiso en el marco de la acción social con campañas solidarias en las provincias del norte de nuestro país.

En diciembre de 2017, el APSEN seleccionó la Escuela N° 344 “República del Paraguay”, ubicada en la localidad de Colonia Oasis, provincia de Misiones, a propuesta  de nuestro Cónsul Adjunto en Encarnación, para realizar una importante donación de útiles escolares para 120 alumnos. Y ahora en el mes de octubre, colaboraremos con el envío de donaciones a la Escuela de Frontera N° 11 “Prefectura Naval Argentina”, ubicada en Puerto Pilcomayo, Provincia de Formosa.

En otro orden de acciones tomamos contacto con la Asociación Civil “Pata Pila” que trabaja junto a distintas comunidades en situación de vulnerabilidad del norte salteño. El APSEN colaboró con un aporte económico para financiar parte de un proyecto que abarca la refacción y apertura de un centro de prevención de desnutrición infantil y una casa de trabajo de profesionales interdisciplinarios en Santa Victoria Oeste, Provincia de Salta. Uno de los lugares de mayor vulnerabilidad y pobreza de la Argentina. Las comunidades que habitan allí son todas originarias (Wichí) y están ubicadas en una zona de frontera, en el límite con Bolivia.

Por otro lado, en junio de 2018, nuestra Subcomisión de Acción Social, invitó a todos sus afiliados a contribuir con la campaña “Frío Cero” (organizada por la “Red Solidaria”), orientada a aquellas personas que se encuentran en situación de calle y sin refugio.

En julio de 2018, la fundación “Haciendo Camino” nos acercó la propuesta de financiamiento para el equipamiento de un “Hogar de Día” en Añatuya, Provincia de Santiago del Estero. El mismo está orientado a mujeres que encuentran dificultades para ejercer su rol de madres ya sea por presentar dificultades de aprendizaje o discapacidades que repercuten en la salud y la calidad de vida de sus familias. El APSEN brindó un aporte para financiar parte de este proyecto.

Ratificamos, por último, nuestro compromiso con las políticas de Estado vinculadas con la defensa de la democracia y los derechos humanos, la integración regional, los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, la solución pacífica de las controversias, los principios del Derecho Internacional en general, el multilateralismo, la promoción comercial y la proyección económica internacional de la República Argentina.

El Servicio Exterior de la Nación es plenamente consciente y solidario con las condiciones críticas por las que atraviesa nuestro país en este momento y está dispuesto a sumar su aporte. En este sentido se está trabajando en un Convenio con la Secretaría de Seguridad Social que implica un aporte adicional y voluntario por parte de los funcionarios del SEN, tanto activos como pasivos al sistema previsional. Comprendemos que la situación de crisis  pueda ameritar ciertas restricciones pero éstas no deben eliminar derechos que se encuentran plasmados en la Ley Orgánica del Servicio Exterior de la Nación; acciones de esta naturaleza deben implementarse exclusivamente dentro del marco de la misma.

Nuestras Embajadas no sólo se dedican a los aspectos comerciales, la presencia de las mismas se nota en las negociaciones de todo tipo y participación activa en un sinnúmero de foros. La política exterior no es “gratis” en ningún país del mundo, pero ningún país del mundo deja de tener su Servicio Exterior. La política exterior aún pensada en términos exclusivamente numéricos, es redituable; sino los que manejan los números que analicen lo que implica en ellos los éxitos obtenidos ante el órgano de solución de controversias de la OMC, arbitrajes internacionales (como el de Laguna del Desierto), la recuperación de la Fragata Libertad, la delimitación del límite exterior de la Plataforma Continental y cientos de ejemplos más!

No debe olvidarse que nuestro país posee también una importante y permanente presencia en el exterior en el campo cultural, deportivo, turístico y de enlace entre los diversos Ministerios nacionales con sus contrapartes en el exterior, abarcando una extensa y diversa agenda temática permanente.

El ellas los funcionarios se desempeñan con disponibilidad las 24hs. diarias, los 365 días del año, a veces en lugares distantes, algunos de ellos insalubres, inseguros o con conflictos internos de diversa índole. Asimismo las 2/3 partes de la vida laboral de un diplomático se desarrolla en el exterior. Todo ello sin olvidar la problemática del desarraigo, la familiar y la laboral para los cónyuges, que poseen serias restricciones laborales. Así, mucho más de la mitad de los cónyuges poseen título universitario completo quienes ven sus carreras profesionales interrumpidas cada vez que parten al exterior, con la consecuente afectación a sus derechos previsionales.

Se habla de cerrar Embajadas, creemos sinceramente que esa es una visión miope y cortoplacista. Ya hemos pasado por eso en años atrás y luego, algunas de ellas tuvieron que ser reabiertas con el consiguiente mayor costo que el supuesto ahorro producido por sus  cierres. ¿Y si medimos a las mismas sólo bajo el prisma de nuestras exportaciones deberíamos cerrar nuestras Embajadas en la Santa Sede, en Naciones Unidas, en otros organismos internacionales o regionales? Es eso acaso jugar un rol protagónico en el escenario internacional? O se trataría más bien de un repliegue del mundo?

Asimismo, cuando se ha realizado una venta de un bien nacional no se toma en cuenta que, a la larga, los costos de alquiler superaran lo obtenido por esa venta que, en rigor de verdad, debería revertirse en la adquisición de bienes con créditos precisamente para, en todo caso, dejar de pagar esos alquileres.

Naturalmente nuestras Embajadas y Consulados y Centros de Promoción están para promover nuestras exportaciones y buscar inversiones, pero hacer de la Argentina un destino apetecible, sea para adquirir nuestros productos o recibir inversiones, depende de variables macroeconómicas que ni la Cancillería ni el SEN manejan o puedan manejar.

No resulta serio ni apropiado medir la eficacia y eficiencia de nuestras Embajadas en función exclusivamente del comercio exterior; como dijera, las Embajadas no exportan, promocionan exportaciones, pero para ello hay que generar mejores condiciones de productividad, calidad y precios.

Esta es mi última celebración como Presidente del APSEN, luego de dos amplios períodos de 6 y 4 años, y de cumplir consecuentemente 5 elecciones, estoy ya por cumplir los 10 años en esta Representación con que me han honrado los colegas. Todo lo bueno que se haya podido producir en este tiempo habrá sido gracias a los integrantes de las diferentes Comisiones Directivas y todo lo malo deberá ser adjudicado exclusivamente a mí. Doy gracias por lo primero y pido excusas por lo segundo; agradeciendo el trabajo de todos y cada uno de los integrantes de esas Comisiones que me acompañaron diariamente, en la tarea de representar a todos los colegas.

Debo mencionar el permanente asesoramiento en todos estos años del Doctor Jorge Cayo y la Contadora Mirta Gioia,. También quiero agradecer a todo el personal de la Secretaría, al que fuera su Gerente por varios años Rodolfo Lamboglia, al actual Gerente Gastón Abas y a todos y cada uno de sus integrantes: Daniel, Germán, María, Iván, Diego y Mario.

Lo verdaderamente importante es que todos trabajamos por un país mejor, compartimos la misma Casa y lo hacemos, sin excepción, con el mismo afán: el de la preeminencia nacional; pues todos coincidiremos en aquellas palabras del escritor argentino, que suelo repetir como epígrafe en mis palabras del Día del Diplomático:

 “Si mil veces tuviera que elegir, mil veces elegiría nacer de nuevo en las costas de mi tierra, crecer entre sus ríos, atender al rumor dulce de su pausado crecimiento.

Si mil veces tuviera que elegir, mil veces elegiría escuchar los modos de su voz, ver los matices de sus rostros, seguir conmovido el vuelo de sus pájaros.

Si mil veces tuviera que elegir, mil veces sacaría de mí los cantos que en su silencio sus diferentes causas me producen.

Si mil veces tuviera que elegir, mil veces bajaría mi cara al suelo para distinguir, en un latido de planicie, el eterno son nativo de sus generaciones.

Si mil veces tuviera que elegir, mil veces elegiría la suerte múltiple de ser mil veces argentino”.

FELIZ DIA DEL DIPLOMATICO!!!