Reunión con el Canciller Faurie y Secretarios de Estado. Comunicación 35/2018

El APSEN pone en conocimiento de sus afiliados que el pasado lunes 2 de julio miembros de la Comisión Directiva del APSEN mantuvieron una reunión con el Canciller Jorge Faurie, quien estuvo acompañado por el Secretario de Relaciones Exteriores, Emb. Daniel Raimondi, y el Secretario de Coordinación y Cooperación, Emb. Ernesto Gaspari, éste último acompañado por la Ministro Cristina Dellepiane.

Los principales temas tratados fueron:

ASCENSOS: Ya finalizada la etapa de Acuerdos en el Senado de la Nación, la Comisión Directiva del APSEN instó a las autoridades a dar un rápido impulso a la firma de los Decretos respectivos, a fin de proceder con la mayor celeridad posible a la materialización de los ascensos de los colegas de las etapas iniciales de la carrera. El Canciller expresó que estos ascensos ya se encuentran preparados y que serán firmados al momento de la publicación de los mencionados Decretos.

En relación al tema de los ascensos, el Canciller manifestó su malestar por el accionar de algunos colegas que intentaron utilizar contactos fuera del Ministerio para que se los incluyera en la lista de ascensos. Este accionar provocó un retraso en el otorgamiento de los acuerdos en el Plenario del Senado.

Agregó que la Junta Calificadora había “tomado nota” de los funcionarios que habían ejercido estas presiones externas para lograr intentar sus ascensos y que la misma estaba evaluando el tema. En ese sentido, el Canciller hizo referencia a la intervención del Tribunal de Ética del APSEN a lo que la Comisión Directiva respondió que ya así lo tenía previsto, en el marco del Reglamento del Tribunal.

AUMENTO SALARIAL: Ante el reclamo por la demora del aumento dispuesto del 10% y no efectivizado aún, el Canciller expresó que no había partida para ejecutarlo; reconociendo la obligatoriedad del mismo. Se le expresó que en la Procuración General de la Nación ya se había efectivizado a lo que respondió que las posibilidades de recibir las partidas por parte de la Procuración eran muy diferentes a la situación de la Cancillería. No obstante concluyó, dirigiéndose al Secretario Gaspari, que encuentre una solución a la situación planteada.

La Comisión Directiva entiende que eso implicaría insistir en el requerimiento de las partidas necesarias. Sobre el tema se le expresó que al menos se cumpla con ese aumento respecto de las categorías iniciales de la carrera, ya que son las de menores salarios e implicaría requerir una suma mucho menor, sin perjuicio de regularizar la situación general a la mayor brevedad posible.

REINTEGROS DE GASTOS MÉDICOS EN EL EXTERIOR: Se le expresó al Canciller que el APSEN ha recibido un gran número de quejas por parte de los colegas en el exterior que están experimentando significativos retrasos en el reintegro de gastos médicos personales o de sus familias.

Se le trasmitió al Canciller que la nueva modalidad de trabajo aplicada por la DISAL, que requiere la presentación de historias clínicas y/o informes médicos sobre prácticas realizadas con gran anterioridad para auditar y habilitar los reintegros médicos, genera un gran número de inconvenientes. Entre ellos el hecho de solicitar información adicional que requiere el pago de una nueva consulta médica; el tiempo que requiere hacer el rastreo de informes clínicos sobre prácticas realizadas con gran anterioridad; y, además, la pérdida monetaria que sufre el funcionario en un contexto de fluctuación de las monedas locales con respecto al dólar que sucede entre el pago del gasto médico y su eventual reintegro.

Por otro lado, se le expresó al Canciller que, a pesar de que los nuevos requerimientos de la DISAL para otorgar los reintegros están amparados en la Ley del SEN y su Decreto Reglamentario, hay cuestiones que necesitan una urgente corrección. En ese sentido, se le insistió en aprobar a la brevedad el Manual Operativo de reintegros médicos, sobre la base del proyecto realizado por la Auditoría interna del Ministerio bajo la Canciller Malcorra. Este manual, a juicio del APSEN, sólo requiere retoques básicos (por ejemplo, que el Jefe de Misión no debe firmar la rendición de cada práctica médica sino sólo la nota de elevación para no violar la confidencialidad (establecida en la Ley de Salud Pública 26.529, en su artículo 2º, incisos “c” y “d”)) y que se fijen plazos para la respuesta a las solicitudes de reintegros.

El APSEN expresó que, a pesar de que había sido informado de la imposibilidad de contratar nuevo personal para la DISAL (médico y/o administrativo) con el objetivo de agilizar las auditorías médicas, existían falencias operativas que debían ser resueltas. En ese sentido los miembros de la Comisión Directiva destacaron que varios funcionarios se vieron frente al requerimiento de la DISAL de presentar documentos justificativos relativos a tratamientos, personales o de sus familiares, que ya habían sido presentados a esa Dirección con anterioridad. La Comisión Directiva concluyó que la permanente solicitud de documentación al respecto, que debería estar cargada en un legajo informático del funcionario, hace que los tiempos de auditoría se prolonguen generando retrasos en el reintegro de los gastos médicos.

En otro orden de cuestiones, La Comisión Directiva destacó que hay prácticas médicas expresamente contempladas en la Ley del SEN y su Decreto Reglamentario que deben ser reintegradas por la Cancillería y que la Administración ha denegado. Situaciones como la descrita se han identificado, específicamente, en el caso de prácticas o tratamientos odontológicos. El reintegro de este tipo prácticas no solo está contemplado en la Ley del SEN Ley del SEN y su Decreto Reglamentario, sino que también así están reconocidas expresamente por un Dictamen de la Procuración del Tesoro (2005) que obliga a reintegrar el 100% del costo (salvo que se utilicen materiales costosos y con fines estéticos).

En relación a prácticas costosas como cirugías, partos o trasplantes, entre otras, el APSEN mencionó la posibilidad de que se contrate un seguro médico puntual para estas prácticas médicas de altos costos. La Comisión Directiva hizo mención al precitado estudio realizado por la Auditoría Interna de la Cancillería cuyas conclusiones arrojaban como costo mensual de los reintegros en relación al universo de los funcionarios (SEN y SINEP) en el exterior, una cifra que no pasaba de 180 U$S mensuales per cápita.

Por su parte el Canciller se refirió a la existencia de elevados gastos de reintegros como en algunos casos de tratamientos prolongados, así como otro tipo de gastos que son considerados por DISAL como “no justificados”. Asimismo expresó que habría que contemplar la posibilidad de que las cirugías programadas se hicieran en el país, para bajar los costos.

El Canciller le transmitió al Secretario Gaspari continuar con el trabajo ya iniciado entre SECIN-DIPER-APSEN a fin de aprobar a la brevedad y por Resolución Ministerial un Manual de procedimiento para al reintegro de gastos médicos.

TRASLADOS: El Canciller reiteró la falta de fondos suficientes como para trasladar “a todos”; algunos permanecerán más tiempo en el exterior, pero se dará prioridad a los que están en destinos más difíciles para luego trasladar a los que están en destinos menos complicados. El problema, agregó, es que cuesta encontrar reemplazos ya que hay resistencias a cubrir los lugares más difíciles. Asimismo, la Comisión Directiva puso de relieve los extendidos plazos en el exterior de algunos funcionarios que violan la normativa expresa de la Ley del SEN respecto a la permanencia máxima en el exterior hasta los 6 años (en las categorías “D” a “G”, art. 56, inciso ”b”), lo que dificulta los traslados del país al exterior.

ASIGNACIÓN DE FUNCIONES EN CANCILLERÍAEl Canciller afirmó que se está haciendo lo posible para asignar en las diferentes áreas a los funcionarios que regresan del exterior, pero que se hace difícil ya que muchos sólo aspiran a hacerse cargo de Direcciones, y no hay Direcciones disponibles suficientes para todos.

La Comisión Directiva.

Buenos Aires, 10 de julio de 2018